freelance pros y contras

Ser Freelance: Pros y contras de trabajar desde casa

El objetivo de muchos profesionales es poder trabajar desde casa, especialmente por la flexibilidad horaria y la posibilidad de compaginar el trabajo con la vida personal. Sin embargo, muchos de ellos no se plantean qué es en realidad ser freelance. En Digital Talent Agency, como expertos en selección de talento IT, queremos arrojar un poco de luz sobre este tema y plantear cuáles son los pros y contras de ser freelance. ¿Tú también te lo has planteado alguna vez? ¡Quizá cambies de idea después de leer este artículo!

 

Descubre cómo es ser Freelance: Pros y Contras

Uno de los principales alicientes para cualquier trabajador es poder ser su propio jefe algún día. Cada año que pasa existen más trabajadores freelance en España, y en 2015 ya representaban un 29% del total de freelance en Europa según el último informe de Malt.  La gran mayoría decide hacerse freelance aprovechando una oportunidad que le brinda un cliente y cree que una de las principales ventajas es, precisamente, la libertad de escoger en qué proyectos quiere trabajar. A pesar de las múltiples ventajas que supone el ser freelance, también existe la otra cara de la moneda.

Según la Asociación Estadounidense de Psicología, uno de los principales obstáculos de los trabajadores freelance es el aislamiento, la inestabilidad y los plazos límite que tienen que afrontar. La soledad es una de las principales barreras que debe afrontar una persona que trabaje desde casa, especialmente para aquellas personas acostumbradas a trabajar en equipo. A pesar de la comunicación que existe vía email, el contacto humano es lo que más echan de menos los freelance cuando empiezan con el teletrabajo.

Podemos resumir las ventajas y las desventajas de ser Freelance en unos cuantos puntos sencillos:

Los Pros

  • Más autogestión. Una de las principales razones por las que decidimos convertirnos en Freelance es que tenemos la posibilidad de gestionar nuestro propio trabajo y decidir cuántas horas le dedicamos a cada una de nuestras tareas.
  • Flexibilidad horaria. La autogestión también nos lleva a que podamos organizar las horas de nuestro día como queramos. Por eso, ser freelance nos permite una mejor compatibilidad entre nuestra vida profesional y nuestra vida personal.
  • Disminución del estrés. El hecho de no tener que coger ningún tipo de transporte para desplazarnos al trabajo nos ayuda a que nuestros niveles de estrés disminuyan. Tanto si nos desplazamos en coche como en transporte público, las horas punta nos afectan por igual y hacen que empecemos el día menos relajados de lo que nos gustaría. Trabajando desde casa, este pico de estrés desaparece.
  • Más oportunidades para seguir formándote. Una de las ventajas de la flexibilidad horaria es que te permite compatibilizar el trabajo con la formación, lo cuál puede proporcionarte oportunidades para seguir creciendo a nivel profesional.
  • Posibilidad de diversificar las áreas de trabajo. Una de las mejores cosas de ser Freelance es que es posible trabajar para varios clientes muy distintos. Eso nos da también la posibilidad de realizar proyectos muy distintos y, de esta forma, emplear conocimientos, estrategias y herramientas distintas en cada caso.
  • Aumento de la motivación. Por todos los puntos anteriores, el hecho de convertirnos en trabajadores Freelance nos proporciona una motivación extra. Lo importante es, en este caso, saber mantenernos motivados y canalizar esa motivación para encontrar nuevas formas de mejorar.

 

Los Contras

  • Reducción de la posibilidad de crear ideas nuevas. Las interacciones humanas nos ayudan a aprender los unos de los otros, a explorar nuevas ideas que no conocíamos y a conocer nuevas formas de hacer que pueden ayudarnos tanto en nuestro día a día como en nuestro trabajo. Cuando no tenemos interacción humana en la oficina porque trabajamos desde casa, el trabajo colaborativo se pierda y nos cuesta mucho más innovar y ser originales.
  • Pérdida de retroalimentación entre compañeros. Otra consecuencia de la escasa interacción humana es que nos cuesta más aprender de nuestros errores y de los errores de nuestros compañeros, de manera que el aprendizaje colectivo no fluye como debería.
  • Disminución de la creatividad. Si siempre estamos solos y trabajamos desde casa es complicado poder ser creativos. Los humanos vivimos en sociedad, y por lo tanto la convivencia y el contacto con otras personas es lo que nos estimula y nos ayuda a aprender. Si quitamos una gran parte de nuestras vivencias sociales, en este caso en el trabajo, nos costará mucho más potenciar nuestra creatividad y nuestra originalidad.
  • Más lentitud en la toma de decisiones. A pesar que el email o las videollamadas son herramientas muy efectivas, siempre le restarán espontaneidad y rapidez a la toma de decisiones en comparación con las conversaciones cara a cara.
  • Mayor posibilidad de desactualización laboral. Aunque
  • Dificultad para adaptar el horario de trabajo. A pesar de que el teletrabajo puede ayudarnos a ahorrar mucho tiempo en desplazamientos, también puede ocurrir que no sepamos cuándo parar de trabajar. Esto es un problema que afecta especialmente a los autónomos, ya que dependen íntegramente de su propia producción. Por eso, la línea que separa el trabajo de la pida personal queda difuminada, y muchos autónomos que trabajan desde casa acaban dedicando muchas más horas a su vida profesional que a la personal.

¿Te ha parecido interesante este artículo? ¡Compártelo en tus redes sociales!

  • Share