Reincorporarse al trabajo tras las vacaciones

Cómo reincorporarse al trabajo tras las vacaciones y suavizar la vuelta a la rutina

Agosto está llegando a su fin y con él se despiden las vacaciones de la mayoría de profesionales. Aprovechamos el inicio de este nuevo ciclo profesional para darte algunos consejos que faciliten el reincorporarse al trabajo tras una merecida pausa. ¡Esperamos que tengas las pilas bien cargadas!

En Digital Talent Agency somos especialistas en reclutamiento digital y encontramos la empresa más indicada para cada candidato

Aunque sabemos que reincorporarse al trabajo tras las vacaciones es duro, no es el fin del mundo. Solo necesitas pasar por un proceso de adaptación, puesto que tus horarios tienen que normalizarse. Es natural que sientas agotamiento o que la idea de que tus vacaciones hayan terminado te desagrade, pero es posible evitar esa sensación.

Consejos para reincorporarse al trabajo tras las vacaciones

Tu actitud es un elemento fundamental para volver con energía al trabajo. Ten en cuenta que ser proactivo y pensar en positivo te facilitará muchísimo las cosas. Si te dejas influir por el pesimismo, el camino se te hará cuesta arriba. Por ello, tomar las riendas y tratar de esforzarse es importante para evitar que el trabajo te desborde. Reúne toda la determinación que puedas durante los primeros días y en seguida te adaptarás:
  1. Recupera el hilo. Una vez vuelvas a tu puesto de trabajo debes recordar qué tareas estabas llevando a cabo. Echa un vistazo a tu agenda y comprueba qué has completado y qué está pendiente.
  2. Planifica tus tareas. En relación con el punto anterior, debes establecer prioridades a la hora de trabajar. En cuanto vuelvas a orientarte, trata de calendarizar tus tareas y establece objetivos propios a nivel semanal.
  3. Adapta el ritmo de trabajo. Es comprensible que tu ritmo de trabajo haya variado tras un periodo de descanso. Por ello, debes esforzarte pero sin extralimitarte y evitando exigirte demasiado. Si te agotas el primer día te costará garantizar la calidad del trabajo.
  4. Evita reuniones innecesarias. El exceso de reuniones puede hacerte perder el tiempo, en especial cuando tu mente todavía está algo dispersa. Intenta presentarte únicamente en aquellas que sean de vital importancia y trata de aprovecharlas al máximo.
  5. Cuidado con las comunicaciones. Esto último depende de la personalidad de cada profesional. Si la vuelta de las vacaciones te afecta mucho, trata de cuidar tus comunicados. Una llamada airada o un email escrito con hostilidad no te hará ningún favor. Sin embargo, si llevas bien la vuelta al trabajo, es interesante dedicar el primer día a purgar la bandeja de entrada.
  6. Contacta con el equipo. Seguramente lleves un tiempo sin saber nada de tus compañeros. Es importante que les dediques unos minutos para fortalecer el vínculo comunicativo y ponerte al día. Reincorporarse al trabajo tras las vacaciones puede ser mucho más fácil si te espera un buen ambiente laboral. Al fin y al cabo vais a compartir mucho tiempo juntos.
  7. Organiza planes tras la jornada. Cuando abandones tu puesto de trabajo trata de hacer algo divertido. Aunque salir entre semana puede resultar agotador, facilitará la transición entre vacaciones y la vuelta al trabajo.

Qué debes evitar cuando vuelvas al trabajo

Para evitar el Síndrome Burnout al reincorporarse al trabajo tras las vacaciones y evitar que surja la ansiedad es importante evitar una serie de actitudes:

  1. No dejes lo más difícil para el final. Seguro que, al volver al trabajo, te encuentras con proyectos complejos a medias o con clientes exigentes que esperan resultados. En cualquier caso, te recomendamos que antepongas las tareas más complicadas para que no se te acumule el trabajo.
  2. No priorices tareas tediosas. Cualquier empleo requiere, en algún momento, de realizar tareas mecánicas y tediosas. Sin embargo, para reincorporarse al trabajo tras las vacaciones, todo profesional debería evitarlas durante los primeros días. Céntrate en las tareas que solo tú con tus habilidades concretas puedes ejecutar, aquello que te haga sentir único como profesional.
  3. No descuides tu bienestar. Volver a la rutina no significa que debas dejar de divertirte o relajarte. En el trabajo no te fuerces por encima de tus posibilidades y, fuera de él, intenta seguir haciendo aquello que te hace feliz aunque tengas menos tiempo. El equilibrio entre el trabajo y la vida privada es fundamental para garantizar el bienestar personal.
  4. Evita la melancolía. Has tenido unas vacaciones fantásticas y echas de menos ese lugar paradisíaco. Te entendemos, pero debes evitar ensoñar en el trabajo o acabarás odiando tu día a día. Concéntrate en la realidad del momento y planea tu siguiente viaje en su debido momento.

Como hemos visto, despedirse de las vacaciones y regresar al trabajo es fácil si se tiene la actitud adecuada. Si sigues nuestros consejos es probable que el camino se te allane. Ten paciencia y ya verás como superas esta etapa muy fácilmente. ¡Muchos ánimos!

  • Share