Employee Experience

Cómo mejorar la Employee Experience

Todas las empresas recorren un camino junto a sus empleados. A lo largo de esta aventura, los trabajadores desarrollan la Employee Experience. Este término hace referencia a cómo las personas perciben la empresa en la que están aportando sus habilidades. Esta Employee Experience nace cuando el empleado toma el primer contacto con la empresa y llega a su fin cuando abandona la organización.

Para construir un buen ambiente de trabajo con todas las ventajas implica es importante mantener una buena Employee Experience. Sin embargo, la percepción que tiene cada persona en relación con su empresa puede variar de positiva a negativa en función de muchos factores de difícil control.

Susan Peters, vicepresidenta senior de RRHH en General Electric, define la Exployee Experience como “algo tan simple como ver el mundo a través de los ojos de nuestros empleados, permaneciendo conectados y teniendo muy en cuenta sus logros”. Además, esta misma empresa ha creado el puesto de trabajo especializado de “Head of Employee Experience”. Como vemos, se trata de un perfil incipiente en el mundo de los Recursos Humanos que busca conocer mucho más al trabajador.

De hecho, según The Active Job Seeker Dilemma, un estudio realizado por Future Workplace y Beyond, un 83% de los representantes de RRHH aseguran que la Employee Experience es un factor esencial para el éxito de la organización. Según el estudio, hay que aumentar la inversión en formación, mejorar los espacios de trabajo y recompensar más a menudo a los trabajadores. Cuanto más cómodo se sienta el empleado en su puesto laboral, mayor será su rendimiento. No hay que olvidar que esto se traduce en un mayor beneficio para la empresa.

Hay que tener en cuenta que la Employee Experience es un arma de doble filo. En el caso de que sea negativa, un solo empleado podría reducir su propio rendimiento y el de sus compañeros. Hay que evitar a toda costa que una mala experiencia se extienda a través de toda la plantilla.

Hay que tener en cuenta la personalidad de cada empleado para tratar de mejorar su experiencia. Susan Cain, autora de Quiet: The Power of Introverts in a World That Can’t Stop Talking, afirmó que la mayoría de puestos de trabajo están diseñados para personas extrovertidas. Remarcó la importancia de los trabajadores introvertidos y de cómo pueden estar altamente cualificados aunque tengan una serie de características distintas.

Las empresas deberían plantearse cómo mejorar la Employee Experience adaptándose a cada tipo de empleado, extrovertido o introvertido. Cada persona tiene una serie de características únicas que pueden ser útiles en determinadas ocasiones. En la siguiente infografía puedes ver las ventajas de los trabajadores introvertidos y extrovertidos.

Employee Experience

Desde Forbes proponen 4 preguntas para entender mejor las distintas personalidades de los trabajadores:

  1. ¿En qué situaciones das lo mejor de ti?
  2. ¿En qué situaciones finalizas tus tareas?
  3. ¿En qué situaciones evitas reunirte o trabajar?
  4. ¿De qué modo disfrutas los descansos?

Qué les molesta, qué les hace sentir cómodos, qué desean en la organización… Tras un breve análisis de las respuestas habremos obtenido algunos datos útiles en relación con los empleados.

4 consejos para mejorar la Employee Experience

  1. Transparencia. Una forma inteligente de hacer sentir integrados a los empleados es compartir con ellos información referente a la organización. Los trabajadores se sentirán más cómodos si entienden el porqué de las acciones de la empresa. Además, poder mantener una comunicación con los altos cargos mejorará su experiencia en gran medida.
  2. Simplicidad. Para que el empleado explote al máximo sus capacidades es aconsejable simplificar los procesos. Todas aquellas acciones que no aporten un valor diferencial a la empresa deberían eliminarse para que el propio trabajador pueda aportar sus ideas.
  3. Empatía. Es importante que el empleado se sienta identificado con los valores de la empresa. Estos valores deben corresponderse con la Employee Experience para que cada persona se sienta integrada.
  4. Comunicación. La información debe fluir sin trabas. Hay que prestar atención a las ideas que los empleados puedan tener del mismo modo que ellos atienden a sus superiores. Así, los integrantes de la organización se sentirán escuchados y realizados.

Conseguir que la Employee Experience mejore no es un reto difícil. Invertir en ella puede generar enormes beneficios no solo para la organización sino también para los empleados. Como diría Richard Brandson, fundador de Virgin Group y muy querido por sus trabajadores, “si cuidas a tus empleados ellos cuidarán de tus clientes”.

  • Share